En la zona alta del cauce del río Guadalquivir podemos encontrar Córdoba, ciudad con más de dos mil cien años de historia donde su historia se agolpa en los múltiples estratos que muestra a la visita. Si vienes a pasar unos días por los rincones de esta maravillosa ciudad y te preguntas que ver en Córdoba, en Masquetours te recomendamos las delicias visuales principales que grabarán la ciudad en tu retina.

LA LUZ DENTRO DE LA MEZQUITA

La luz en la capilla de Villaviciosa ©Schnobby

La mezquita de Córdoba es una de las maravillas del mundo por muchas razones, desde su historia, pasando por su tamaño o su impresionante estructura, pero es la luz la que cobra protagonismo en los rincones de este monumento. Ya sea en el brillante y colorido patio de los naranjos, o bien los reflejos metálicos de las teselas en la cúpula sobre el Mihrab apreciar las variaciones de la luz en su interior siempre merece la pena. Porque la pregunta qué ver en Córdoba pasa por la mezquita, indefectiblemente.

EL ATARDECER A ORILLAS DEL RÍO GUADALQUIVIR

Cada atardecer es en sí mismo un mundo y nada tiene que ver en Córdoba con los atardeceres de otras ciudades. Aquí el atardecer pasa por la maravillosa vista del río Guadalquivir, con su fauna y flora. Cobra especial interés al cruzarse con el puente romano, con la Mezquita irguiéndose tras él. Pero eso es si miramos desde la orilla del parque Miraflores, si nuestro punto de vista es el de la Ronda de Isasa o la Avenida del Alcázar, veremos la torre de la Calahorra y el barrio del Campo de la Verdad, existente desde época árabe como arrabal extramuros.

LA MIRADA DE LA CHIQUITA PICONERA

Para averiguar que ver en Córdoba en lo que a pintura se refiere tendremos que visitar el museo Julio Romero de Torres, en la céntrica plaza del Potro, conocida por su maravillosa fuente. Este museo alberga en sus salas la obra del pintor desde 1931. Sin duda entre sus cuadros, que beben del simbolismo y el regionalismo andaluz con una evolución fascinante destaca el retrato de Estrellita Castro, conocida como “La Chiquita Piconera”. Éste se ha convertido en uno de los símbolos más conocidos de Córdoba.

LAS FLORES DE CÓRDOBA

Patio cordobés.

Córdoba es entre otras muchas cosas, capital de las flores. Desde la magia de los patios plagados de macetas (y de los que hablaremos más adelante en profundidad) hasta las masas de buganvillas que asoman y se derraman por las tapias, merece la pena recorrer sus calles blancas sazonadas de flores. Y si tuviéramos que ver en Córdoba dos jardines imprescindibles, tendríamos que pasar por el Alcázar de los reyes cristianos y por el Palacio de Viana

Y son muchas las cosas que se quedan en el tintero, así que os invitamos a descubrir y ver Córdoba con vuestros propios ojos mediante una visita guiada. Como se dice: ¡una imagen vale más que mil palabras!