Sevilla destaca, entre otras muchas cosas por ser la mayor ciudad de Andalucía, lo cual hace que la pregunta que planteamos en el título, ese “que hacer en Sevilla”, se convierta en algo cuanto menos, extenso. Este post será la primera pincelada de sevillanismo, lo más básico que alguien que llega de primeras puede hacer en la capital hispalense.

Anda, sube, baja, pedalea… ¡muévete!

Como una buena ciudad del sur peninsular la vida se hace en la calle, como ya dijimos de Granada en uno de nuestros posts anteriores. Sevilla es una urbe que destaca por su magnífico transporte público, su centro peatonal y su enorme cantidad de carriles bici. Esto permite que todo aquello que tengas que hacer en Sevilla, puedas hacerlo con la mayor comodidad. Aunque si quieres hacerte una idea de la envergadura de la ciudad… ¡sube alto! Te recomendamos que para coger perspectiva subas a la pasarela del Metropol Parasol. Aunque nuestra opción preferida es subir los 98 metros del edificio más significativo de Sevilla: la Giralda. Y cuando bajes, empápate del ambiente de los diferentes barrios, del Arenal, de la Macarena, de Santa Cruz o de Triana, descubrirás las diferentes formas de vida de cada uno de ellos.

Disfruta de la gastronomía

Sevilla es una ciudad con una gastronomía de una calidad apabullante. Visitar la taberna, el restaurante y el bar es algo que hacer en Sevilla casi de forma obligatoria. Si bien las tapas no abundan como en otros lugares de Andalucía, hay sitios donde no solo la comida o la bebida es especial, también el cómo consumirla. Así sucede con la Antigua Bodeguita o los Soportales, donde puedes consumir tu bebida y tu tapa en la escalera de la iglesia del Salvador, al otro lado de la plaza (pero acordándote SIEMPRE de recoger lo que dejas). Otro lugar muy particular es la taberna de Alvaro Peregil, donde destaca su vino de naranja y lo íntimo y agradable de este minúsculo bar donde siempre se puede hacer una breve parada. Pero esto solo son unas pinceladas.

En Masquetours acompañamos nuestras rutas con recomendaciones gastronómicas adaptadas a todos los gustos, para que no te pierdas cuando te plantees que hacer en Sevilla si tienes hambre.

Abre los ojos

Sevilla es una ciudad con un patrimonio magnífico. Su arquitectura palatina urbana, con la casa Pilatos o el Alcázar, iglesias como San Luis de los Franceses o Santa María la Blanca, sus hospitales. Pero… ¿qué hacer en Sevilla si ya has disfrutado de todos estos espacios? Párate detenidamente en ellos porque muchos albergan importantísimas obras pictóricas. Entre sus joyas, Sevilla posee la segunda mayor pinacoteca de España: el museo de Bellas Artes, dónde se pueden ver obras de Murillo, Zurbarán en el espacio del magnífico museo de la Merced. Pero no todos los cuadros están aquí, en hospitales y palacios podemos encontrar más obras encomiables de Valdés Leal, o Ribera, entre otros.

Y esto no acaba aquí, poco a poco iremos tirando del hilo de esta ciudad. Pero si no puedes esperar, atrévete a visitarla con nosotros y averiguar que hacer en Sevilla de nuestra mano.